El loco que busca entre la basura de otro.

Varado en la ciudad de la ignorancia.

Este es un blog que realmente no habla de nada interesante, solo busca expresar con palabras escritas lo que un orate no exclama a voces.

Ese orate soy yo, un tipo que una tarde de enero, después de platicar con su mejor amiga sobre el árbol de las palabras, decidió abrir un blog simplemente por el deseo de hacerlo.

Les diré que estuve observando varios, para poder saber que realmente podría poner, pero la verdad es que nada se me ha ocurrido. Así que con la pena y sin gloria, he comenzado mi blog con este titulo. ¿Por qué? Porque recordé una platica del día de hoy, en el que mis tíos discutían en el almuerzo sobre lo desagradable que es observar como un “inmundo” ser esculca entre la basura del vecindario. Un hombre de avanzada edad, poca higiene y con un triciclo lleno de cartones, recorre por las mañanas y las tardes el vecindario donde residen mis tíos  Aquel hombre busca entre la basura algo que le pueda ser útil en su vivienda o para conseguir algunas monedas con que alimentarse. Día con día tiramos a la basura “desperdicios” que para nosotros no pueden valer mas, pero para una persona que no goza de mas pertenencias podrían significar algo valioso.

Hoy me presento, les doy a conocer mis palabras, que para muchos pueden ser desechos porque tienen la fortuna de contar con algo mejor, pero para otros, que no han encontrado lo suficiente, pueden parecerles valiosas. Eso seria, dejar a consideración de cada quien.

Mi nombre es Armando Manuel Reyes, actualmente resido en Monterrey, Nuevo León. México. Tengo 24 años. Y soy Arquitecto, oh y por la fama que tenemos, e caído en la ironía de cumplirla, soy homosexual. Mis padres me echaron de casa hace ya unos 3 años y desde entonces e deambulado por las calles, viví un tiempo en Guadalajara con mi mentor, mi modelo a seguir y mi admiración  mi tío Javier Reyes, del cual aprendí mas de lo que en los libros pude hallar. Estuve comprometido, pero debido a que mi pareja era obsesivamente celosa, tuve que romper ese destino. Hoy tengo un hijo de 2 años. Es mi adoración  es mi vida. No estoy casado. Y si, se lo que se pueden preguntar, ¿No estaba muy orgulloso de mi homosexualidad?, Bueno, es algo complicado lo que sucede entre la madre del niño y yo. Ella es mi segunda mejor amiga y los dos compartimos el precioso regalo del cielo que es Joseph.

Pero que es esto mas que basura de palabras. No, esto es un intento desesperado de vomitar oraciones muy poco elocuentes.

Advertisements